miércoles, 5 de septiembre de 2012

Por favor, ámame.


Tú me dijiste que solo me pedirías una cosa más. Me dijiste que sería algo sencillo, que después de eso todo saldría rodado. Ilusa de mí que te creí. En esos momentos te quería tanto como tú a mí. Y la propuesta que me hiciste me parecía terriblemente fácil, me dijiste que te amase y que nuca dejase de hacerlo. En ese momento no sabía a qué me comprometía. El amor ciega y yo lo pude comprobar. Porque yo te pedí lo mismo, pero tú rompiste la promesa, mientras que yo, que soy demasiado honesta, nunca pude hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario